Tomoe - Logo Mobile
Carrito

Sororidad: ¿La ponemos en práctica realmente?

Tomoe - Sororidad: ¿La ponemos en práctica realmente?

Cuando escuchas la palabra «sororidad», ¿Qué te viene a la cabeza? ¿Sabes lo qué es? ¿Lo pones en práctica? Hoy quiero explicarte su significado, por qué es tan importante y qué debemos hacer para ejercitarla. Seguramente tras leer este artículo  te haré reflexionar, dudarás si al final es más una cuestión de valores, de conciencia social que de género. Lo dejo a tu libre pensamiento, así que venga, prepárate una taza de té,  que suene algo tranquilo en tu casa y disfruta de la lectura.

 

Definición e importancia de la sororidad

 

Es un neologismo que se emplea para referirse a la solidaridad entre nosotras. En España se empezó a utilizar en el año 2016. La RAE lo incorporó en el 2018 definiéndolo como la relación de solidaridad entre mujeres, especialmente en la lucha por su empoderamiento. Sororidad significa amistad o afecto entre mujeres. Hoy día puedes escucharlo con frecuencia sobre todo en campañas tan conocidas como «yo si te creo». Son ya famosas otras frases como «no estás sola», «somos el grito de las que no están», «juntas somos más fuertes»… La sororidad día a dia está cobrando mayor importancia debido a su dimensión ética, generacional y política. Su repercusión puede verse reflejada ya tanto en cine como televisión.

 

Origen

 En internet puedes encontrar mucha información acerca de su origen, pero para no extenderme demasiado y te quedes con la idea, te cuento que procede de la palabra inglesa «sisterhood» que la autora feminista Kate Millet utilizó en los años 70. Ya en el año 1925 Miguel de Unamuno utilizó el significante «sororidad» en su novela La Tía Tula.

 

Ejemplos de sororidad, cómo practicarla

 

  1. Apoyar a la mujer, ayudarla a salir de la violencia de género.
  2. Ser sinceras entre nosotras.
  3. Contribuir a que la mujer se sienta bien física y emocionalmente.
  4. Que las críticas que hagamos sean constructivas.
  5.  No justificar comportamientos tóxicos que vengan ni de hombres ni de mujeres.
  6. Reconocer los derechos de la mujer, hacerla sentir libre.

 

 

 ¿Realmente las mujeres la ponemos en práctica en nuestro día a día?

 

Ya tenemos claro que es la sororidad, de dónde procede y cómo practicarla. Ahora bien, ¿ realmente lo hacemos ?. De ayer a hoy existe una diferencia notable y es que al menos empezamos a poner encima de la mesa, temas que antes no podíamos ni nombrar. Pero permíteme mi osadía si creo que hasta ahí llega ese avance, no niego que hay una evolución, pero si pienso que aún queda mucho camino por recorrer.

Cómo vamos a conseguir un mundo mejor,  llevar a cabo esa sororidad, si somos nosotras mismas las que ponemos piedras en el camino, en lugar de unirnos y respetarnos.  El dicho «la unión hace la fuerza» es real, pero jamás lo alcanzaremos mientras sigamos cometiendo errores como criticar por criticar, juzgar, o destruir en lugar de construir.

 

Las redes sociales: dardos envenenados hacia las mujeres

 

Lo que está ocurriendo con las redes sociales es algo terrible y creo que no somos conscientes de ello. Son demasiadas las personas que vete a tú a saber porqué deciden utilizar un altavoz tan potente como instagram, para meterse con los demás, criticar todo lo que hacen, dicen o piensan, y descalificar sobre todo a nivel físico. Es muy peligroso normalizar conductas que no lo son, y creo que deberíamos hacer algo para frenar este tipo de comportamientos.

Las críticas constructivas son siempre bienvenidas y necesarias, pero por desgracia no estamos hablando de eso, el que se mete con otra persona en internet no tiene ni idea de lo que dice, simplemente se limita a insultar. El porqué ya no lo se, seguramente esa persona tiene algún problema, no es nuestro asunto saberlo, lo que nos queda es practicar la compasión, un valor poco extendido en nuestra sociedad.

 

Actitudes machistas

 

Volviendo al tema de la sororidad, cómo pretendemos que los hombres eliminen ciertas actitudes y pensamientos machistas, si nosotras somos las primeras que lo aceptamos como algo normal.  Pedimos que el sexo masculino reconozca nuestros derechos, eliminen comportamientos tóxicos, pero no nos damos cuenta que muchas veces existen también mujeres con la misma mentalidad.

Yo misma he escuchado en más de una ocasión a mujeres de edades muy diferentes, decir auténticas barbaridades de otras, frases tan típicas como rancias del estilo: » ésta se casa porque se le pasa el arroz», «qué hace esa con ese tan joven» ,»menudo braguetazo», «mira qué tetas se ha puesto, está horrible», «qué vieja está», «vaya como va vestida va pidiendo guerra»….¿Te suenan?  ¿Y en el trabajo? ¿Quién no ha tenido un compañero que se pasa de listo, el típico graciosillo que siempre cuenta algún chiste de mujeres, o hace referencia a otra compañera porque tiene unos kilos de más, o el típico pesado que intenta ligar con todas,  o se aprovecha de su posición etc… Son tantos los ejemplos que nos vienen a la mente…

 Situaciones que estoy segura tú has pasado también, la verdad es que resultan incómodas, pero luego te das cuenta que quien está haciendo el ridículo y quedando mal es el que las hace, en cambio, cuando más pena e impotencia siento es en aquellos momentos donde escucho a alguien cuestionar a una mujer sin saber nada de su vida.

 

Empoderamiento

 

Hoy afortunadamente, hay muchas personas ( también incluyo a muchos hombres) que están luchando por los derechos de las mujeres. Sin embargo si queremos conseguirlos,  las primeras que tenemos que cambiar la actitud somos nosotras ( por supuesto hablo en general) porque no podemos pedir ciertas atribuciones, si a la mínima somos las primeras en cuestionar a la vecina que sí las reclama.

Hablamos de empoderar a nuestros hijos, de enseñarles a respetar a los demás, a darles unos valores y educación. Pero nos olvidamos que los peques de la casa aprenden más por lo que ven que por lo que se les dice. De nada sirve enseñarles a ser educados, si al mismo tiempo están viendo a sus padres o a su entorno, hablar mal de los demás, juzgar a otros sin saber, sin empatizar.

Me quedo fría cuando escucho a gente muy joven hablar con resentimiento de los demás, emitiendo juicios de valor en el que la mujer se queda atrás, y siempre es la gran perjudicada.

 

Conclusión

 

Quizás antes de poner en práctica la sororidad, deberíamos plantearnos cultivar ciertos valores que hoy faltan en nuestra sociedad y nos ayudarían a avanzar. Trabajar aquellas «taras» emocionales que nos impiden evolucionar como individuo y como sociedad. Quiero aclarar que las ideas aquí escritas tan solo son una opinión personal que pretende hacerte reflexionar y pensar qué puedes hacer tú para mejorar este mundo, que será el de tus hijos el día de mañana. Si se decide luchar por los derechos de las mujeres es porque a día de hoy existen conductas inadecuadas que debemos cambiar. Distintas situaciones en las que siempre sale perdiendo la mujer independientemente de que el responsable sea del sexo masculino o femenino. Quiero conservar mi optimismo y creer que somos más los que intentamos mejorar en nuestro día a día . También quiero resaltar que en este artículo no entramos en temas tan serios y delicados como la violencia de género que merecen un estudio exhaustivo, tan solo hemos querido compartir contigo  situaciones que se repiten y podemos cambiar,  sin pretender herir sensibilidades y vuelvo a insistir, sin generalizar .Como decía mi abuela «hay de todo en la viña del señor».

 

 

Kate Millet

Fuente: Pinteret

 

Nosotras no luchamos contra la violencia, sino que trabajamos por la paz. Marcela Lagarde.

 

 

Comparte Sororidad: ¿La ponemos en práctica realmente? en tus Redes Sociales

También te puede interesar...

Tomoe Lifestyle

Tomoe es una espacio en internet en el que te encuentras un ecommerce de moda infantil con las mejores marcas que trabajan utilizando materiales orgánicos y cosmética natural a base de ingredientes naturales. Además cuenta con un blog con contenido variado y útil para todo el público, especialmente para las mujeres que sean mamás. Tomoe representa una filosofía de vida sana y saludable apostando por el crecimiento personal, la tranquilidad, los detalles y la belleza en las cosas que nos rodean sin perder de vista la actualidad que nos rodea.

Me encantaría leerte

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Laura Bernardo Álvarez, como titular de https://tomoe.es , solicito tu consentimiento para publicar y moderar los comentarios de este blog. Los datos no se cederán a terceros salvo en los casos en que exista una obligación legal. En todo caso, los datos que nos facilitas están ubicados en servidores cuya sede se encuentra dentro del territorio de la UE. En el caso de no pertenecer a la Unión Europea, se informa previamente y sólo se realiza mediante el consentimiento expreso del usuario. Visita la política de privacidad para consultar cómo ejercer los derechos de acceso, rectificación o supresión de datos, entre otros. Si no facilitas los datos solicitados como obligatorios, puede dar como resultado no poder cumplir con la finalidad para los que se solicitan.

Tomoe - Suscripcion

¿QUIERES SER UNA MUJER TOMOE?

Disfruta de descuentos especiales, y experiencias únicas. Únete a nuestro pequeño universo y empieza a vivir la vida de otra manera.

Pin It on Pinterest

Share This